Inicio / Foro / Ocio / Necesito ayuda urgente!!

forum

Necesito ayuda urgente!!

11 de septiembre de 2008 a las 13:44

Hola a todos!
Lo siento, pero creo que os voy a pegar un buen rollo para explicaros mi situacion.
Tengo un Golden Retriever de 4 años y medio. Suele estar en el jardin de mi casa, pero por las noches entra a dormir a la cocina. Es un perro estupendo, tiene un caracter super docil. Nunca le hemos oido gruñir ni a gente ni a otros perros. Siempre esta de buen humor con todo el mundo.
El caso es que siempre ha tenido un miedo un poco "especial" a las tormentas, cohetes, etc.... (Se que la mayoria de los perros lo tienen, pero el miedo de "Argi" siempre ha sido un poco más fuerte de lo normal) Ha roto varias veces la verja del jardin y se ha escapado. Por suerte es un perro conocido en el pueblo y siempre le ha encontrado alguien de nuestra confianza y nos han avisado. Salvo una vez, que terminó en la perrera con un monton de problemas (conjuntivitis, otitis, heridas...) A raiz de esto, creemos, su miedo ha ido a mas, hasta el punto de que el simple ruido de una persiana por la noche le asusta y empieza a arañar la puerta de la cocina y a ladrar. Y se pasa asi toda la noche. Se ha vuelto a escapar del jardin un par de veces más. Rompe los barrotes de la verja con los dientes y se escapa por unos huecos pequeñisimos haciendose daño en la cabeza y el cuerpo con los hierros. Lo comentamos con el veterinario y nos dijo que podía ser que el fatídico dia que termino en la perrera le hubiera causado un trauma y que a lo mejor tendríamos que recurrir a medicación, ya que parece que lo que le dan son ataques de ansiedad.
¿A alguien le ha pasado algo parecido? Es que no me convence la idea de tener que darle ansioliticos a mi perro. Es un animal estupendo, de verdad. Nunca hemos tenido problemas de ningun tipo con el. Solo con sus ataques de nervios.
Además de todo esto, ahora estoy embarazada y tengo miedo de que cuando nazca el bebe y no pueda prestarle tanta atención al perro, sus ataques vayan a más. Me da muchisima pena porque le vemos sufrir mucho con todo esto. Necesitamos algun consejo.
Muchas gracias por la paciencia de leer este rollo!
Saludos a todos.
Luna.

¡Entra en la Casa Blanca con 106 años y conoce a los Obama!

¡Entra en la Casa Blanca con 106 años y conoce a los Obama!

¡Entra en la Casa Blanca con 106 años y conoce a los Obama! ¡Entra en la Casa Blanca con 106 años y conoce a los Obama!

¡Se casa con su amor del instituto en el hospital! ¡Se casa con su amor del instituto en el hospital!

¡Ponte en forma con la ayuda de tus hijos! ¡Ponte en forma con la ayuda de tus hijos!

12 de enero de 2009 a las 20:22

Golden
Hola! a mi perrita le pasaba igual (ya murio) en cambio ahora los dos que tengo ni se inmutan. Lo mejor que puedes hacer es darle una pastillita o un par para viajar. Se quedan groguis y no sufren enseriuo preguntaselo al veterinario!

Me gusta

13 de enero de 2009 a las 16:04

Te recomiendo que consultes con un buen etólogo...
la verdad es que creo q tu perrin se ha traumatizado, al susto q llevaría por los cohetes se le unió el mal trato que seguro recibio cuando fue "cazado" por los laceros y el hecho de verse enjaulado , mal atendido, herido....te imaginas el miedo q pudo pasar??

Seguro que un buen etólogo, puede ir desensibilizandole de nuevo de los ruidos fuertes. Enseñarle q esta a salvo.

De todas formas, como consejo general, cuando un animal tiene miedo no suele ser una buena estrategia darle mimos, y arroparle o decirle pobrecito.
Asi alimentamos su ansiedad, si nos da pena, y le sobreprotegemos, es normal q el entienda que esta viviendo una situación de peligro, ya que sus dueños tambien están alterados y asustados.

Lo mejor es ignorar estos "sentimientos"

Y otro truco es hacer ruidos fuertes, y premiarle con una chuche, empezar con algo suave como un golpe de periodico en la mano, etc... e ir subiendo la intensidad según se vaya acostumbrando.

Asi tu mensaje será ; no pasa nada, yo controlo los ruidos, no te tienes q preocupar.

Espero q tengais suerte!

Me gusta

4 de febrero de 2009 a las 17:02

Facil solucion
la mejor manera de solucionar tu problema es que cuando les das de comer empieces con petardos pequeñitos, (pistolas de mixtos van genial) y poco a poco vay subiendo la ntensidad, asi ellos acabaran relacionando los petardos con algo bueno y dejaran de importarles, a esto se le llama condicionar a un animal

Me gusta

3 de marzo de 2009 a las 20:51

hola
LO MEJOR QUE PUEDES HACER ES ACUDIR A UN PROFESIONAL CANINO ..CON PACIENCIA Y UN POCO DE DINERO...EL PROBLEMA SOLUCIONADO..ESTOY SEGURA...Y TU FAMILIA Y TU MUY FELICES...DISFRUTA DE TU PERRO Y CUIDALO CON LO QUE PUEDAS...SI TIENES QUE INVERTIR EN PACIENCIA Y DINERO LO TIENES QUE HACER ...EL SEGURO LO HARIA POR TI. LOS PERROS SON ESTUPENDOS Y PIENSO QUE CON EL NIÑO QUE VAS A TENER SEREIS MUY FELICES. LE AYUDARAS A EL A TI Y A TODOS......QUE TENGAS MUCHA SUERTE...SEGURO QUE TODO SALE SUPER BIEN. UN SALUDO

Me gusta

4 de marzo de 2009 a las 15:13

Miedo a los ruidos
No es nada infrecuente que los perros se asusten con ciertos ruidos, en especial con los truenos, los cohetes y petardos y otros igual de contundentes. Unas veces este temor puede ser el resultado de experiencias previas poco agradables relacionadas con algún estruendo, pero en otras ocasiones ocurren incluso si los animales no han vivido ningún tipo de situación traumática que lo justifique. En muchos casos, cuando los perros se asustan con algún impacto sonoro, suelen salir corriendo despavoridos sin una dirección concreta y esto puede ser motivo de accidentes de todo tipo; bien porque el animal esté en un parque y al salir corriendo acabe atropellado, por ejemplo, o porque, en su huída se acabe perdiendo por las calles de la ciudad, sin saber regresar a dónde quedó su amo. De hecho, esta necesidad de alejarse del lugar dónde se escucha ese ruido, es una forma de dar rienda suelta a la ansiedad que tal ruido produce en el sujeto, como si de alguna manera correr a lo loco fuera a salvarle del ruido mismo.

Si estos temores no se tratan a tiempo, lo normal es que vayan a más y la sensibilización del perro se multiplique con lo que, si al principio el miedo se presentaba sólo ocasionalmente, poco a poco esas manifestaciones se van haciendo recurrentes y las causas de temor se multiplican; ya no ocurre solamente una vez al año con motivo de las Fallas, o las Fiestas de Moros y Cristianos, o en Carnaval, sino que incluso el ruido del aspirador encendido, o la caída de algún objeto pesado al suelo, o el estampido que produce una puerta que se cierra por una corriente de aire estimulan en el animal la necesidad perentoria de echar a correr despavoridos.

Por eso resulta tan importante acostumbrar a los cachorros a toda clase de ruido; es lo que se llama la habituación, una disciplina importante dentro de la socialización misma. Por decirlo de alguna manera, la habituación consiste en un proceso mediante el cual el individuo se acostumbra a toda clase de estímulos medioambientales que interpreta como no-amenazadores, aprendiendo a ignorarlos.

Lo cierto es que los perros que presentan fobias a los ruidos, lejos de desensibilizarse con el tiempo, lo que van es acumulando más cantidad de miedo y si al principio temían a los truenos, pueden acabar por tener miedo de los relámpagos que los acompañan, de la lluvia que pega fuerte en los cristales, del viento huracanado que se cuela por las rendijas de las ventanas e incluso de las nubes negras que presagian tormenta! Y de la misma manera si temen al aspirador cuando está funcionando, acabarán por tenerle miedo incluso si se topan con él mientras está apagado. Lo mismo puede ocurrir con los cohetes al principio son los que suenan a lo lejos los que le asustan, pero andando el tiempo acabarán teniendo miedo de los petardos que manejan los niños de la casa o de los propios niños, por el hecho de ser quienes los manipulan.

¿Y entonces qué?, para evitar males mayores, en el momento mismo en que se aprecie que un perro, cualquiera que sea su edad, empieza a manifestar miedo a cualquier tipo de ruido, hay que tratarlo y desensibilizarlo. Y para hacerlo, se emplearán distintos procedimientos.

En algunos casos, cuando por ejemplo el perro se muestre asustado por la tormenta o por el estruendo de los petardos, bastará con distraerle con alguna actividad de las que le gusten; a veces habrá que ponerse a jugar con él a la pelota o darle un enorme hueso que roer, de tal manera que mientras el estimulo desagradable esté operando, el animal esté tan entretenido con otros menesteres, que asocie lo malo con lo bueno y, en cierto modo, acabe por agradecer que haya truenos o se suelten cohetes porque eso significa jugar y disfrutar del más delicioso de los manjares. Si esto no funciona, es decir si el animal presta más atención al estimulo desagradable que a lo que de bueno se le pone delante, entonces habrá que emplear otro método, el de la modificación de conducta.

Las técnicas conductuales se basan en el contra-condicionamiento y en la desensibilización o lo que es lo mismo, se trata de que el perro vea reducidas sus fobias y temores mediante ciertos condicionamientos explícitos que le hagan responder de manera no temerosa a los sonidos que hasta ese momento le daban pánico. Obviamente, en los casos más críticos, estas técnicas se han de llevar a cabo por expertos y se pondrán en práctica de forma gradual. No todos los propietarios podrán desarrollar el método por sí mismos, sino que deberán solicitar la colaboración de personas especializadas en conducta canina, que expondrán al animal a ruidos similares pero menos intensos mientras le entretienen con actividades divertidas, ruidos que poco a poco se irán incrementando cuando se vaya viendo que el sujeto fóbico va respondiendo positivamente, de manera que con el tiempo el animal sea capaz de asociar cosas buenas con esos ruidos que antes tanto temía.

Sin embargo en ocasiones será posible que sea el propio dueño quien se ocupe de desensibilizar al perro asustadizo. Para ello se puede por ejemplo utilizar una grabación sonora de cohetes o disparos, o ese otro ruido al que el animal se haya mostrado especialmente sensible en el pasado. Al principio y durante unas pocas sesiones, se hará sonar la grabación muy bajo, a sabiendas de que así el ruido no le asuste y mientras suene, se le dará al perro su comida favorita, o un juguete que le resulte especialmente atractivo o se jugará con él.

Cuando se haya comprobado que el perro no se muestra afectado por esa grabación a bajos decibelios, se volverá a emplear el mismo método de la comida atractiva, o del juguete o del juego, pero subiendo un poco el tono y así durante unas pocas sesiones más. Obviamente esta no es una píldora milagrosa y por lo tanto la desensibilización no se va a producir en dos o tres o cuatro sesiones; será cuestión de días y días, de semanas e incluso de meses. Es importantísimo tener mucha paciencia e ir poco a poco, porque si esta técnica no se utiliza correctamente, más que producir un beneficio puede acabar siendo contraproducente. En el caso de las tormentas no resulta tan fácil la desensibilización porque además del ruido mismo de los truenos, el animal puede mostrar sensibilización a los cambios barométricos que se producen durante éste fenómeno, por lo que será casi siempre imprescindible contar con la colaboración de un experto y a veces incluso se hará necesario utilizar ciertos fármacos especiales, que sólo el Veterinario está capacitado para recetar.

Un último apunte que debo hacer antes de terminar es que, tan importante como es una correcta desensibilización lo es no castigar al animal cuando se asusta, no perder los nervios, no mostrar ira ni decepción; no encerrarlo en una habitación o en su canil cuando se encuentre bajo la presión del impacto acústico que le atemoriza, ni tampoco obligarle a acercarse o permanecer cerca de la fuente sonora, pues el perro no sólo se sentirá más asustado sino que, como mecanismo de defensa, puede volverse incluso agresivo.

Para ayudarle a soportar mejor el proceso, es conveniente mezclar el agua que bebe con achicoria, les tranquiliza y aumenta su recepcionalidad

Me gusta

Anteriores conversaciones

Conversaciones más activas

Síguenos
snapchat

Un don excepcional

Compartir

Puede interesarte

Principio de la página