Foro / Ocio

CRECIENDO ENTRE HOMBRES

28/10/17 a las 18:38

Yo soy la tercera hija de cinco hermanos. La niña sándwich y la única mujer de entre ellos. Mi hermano mayor es tres años mas grande que yo. Mi segundo hermano mayor tiene dos años mas. Mi primer hermano menor es mas joven por cuatro años que yo y el mas pequeño, mi consentido y el que robo mi corazón al nacer es quince años mas chico. Crecer entre hombres es un poco complicado, sobre todo por las diferencias entre ellos y nosotras. Yo siempre quise formar parte dentro de ese circulo que mis dos hermanos mayores tenían, se llevaban realmente bien, jugaban, se protegían, salían a la calle a andar en patineta o bicicleta,  a jugar una cascarita (partido de futbol callejero) con los vecinos, a jugar canicas, intercambiar estampas cuando coleccionaban algún álbum con los chicos de su edad, y mas de una vez se liaron a golpes con otros niños quizá porque a alguno de ellos alguien le había pegado, quizá alguna falta que había ocurrido en la cascarita y entonces empezaban a repartir golpes. Yo realmente nunca pertenecí a esa amistad tan cercana y unida que ellos llevaban a pesar de que me esforzaba, pero saben jamás hice clic con ellos. Desde luego ellos nunca querían jugar conmigo a la casita, al té, al doctor, porque decían que esos eran juegos de mariquitas, por otro lado yo intentaba hacer lo que ellos hacían y me relegaban diciéndome que las viejas eran chillonas y que yo solo les estorbaba. Mi padre me decía que no era correcto que jugara con ellos o fuera brusca en mis juegos como ellos porque decía que yo era niña y tenía que ser una damita y tenía que ser delicada. Como a veces yo no tenia con quien jugar mamá jugaba conmigo, agradezco mucho esas tardes que mi madre me dedicaba jugando a las muñecas, de verdad que paciencia de mi madre y que amor. Algunas veces me bañe con ellos cuando era pequeña, teníamos la costumbre de hacerlo los tres juntos hasta que a mi me comenzó a darme vergüenza y entonces mamá me dijo, es hora que tu te bañes sola y así comencé hacerlo, así que para mi no era un secreto las diferencias anatómicas entre hombres y mujeres y cuando eres pequeño realmente no hay malicia en las miradas, después de todo son tus hermanos, son familia. 
Cierta vez cuando tenía unos 15 o 16 años, bajé al cuarto de  lavado, no sé que fui a traer, la verdad es que no recuerdo, era un cuartito pequeñito donde estaba colocada la lavadora y tenia un medio baño a un costado. Al entrar ¡sorpresa!, encontré a mi hermano mayor, completamente desnudo y masturbándose y sobre la lavadora una revista pornográfica, me quede paralizada y sorprendida y él tomo la revista y se cubrió sus partes, yo solo alcance a decir, perdón, perdón y salí corriendo. Jamás comenté a alguien este suceso, y mi hermano y yo jamás hablamos del tema, era como si no hubiera pasado, hoy día y a pesar de tantos años seguimos sin comentarlo y creo que moriremos sin hacerlo. Son de esos sucesos que pasan en familia y quedan en la discreción del hogar.

El segundo de mis hermanos mayores, cuando él tenia mas o menos18 años, tenía la costumbre de molestarme paseándose desnudo delante de mi. De pronto entraba a mi habitación y me decía algo así como oye no tienes un peine y yo gritaba ¡mamá mira a mi hermano esta desnudo!, mi madre llegaba como relámpago y comenzaba a darle de manazos en el brazo y le decía ¿cómo haces eso, sin vergüenza?, y el mientras reía y corría para liberarse de los golpes de mamá al baño ó a su cuarto. Lo hizo un par de veces tal vez. Cierta vez estaba desayunando en la cocina y de pronto entro sin ropa y salió al patio a prender el calentador, ¡yo no lo podía creer! y de nuevo le acusé con mamá. ¡Mamá mira a mi hermano esta desnudo y salió al patio!. Mi madre bajó rápidamente y le dijo cómo sales así, no ves que te pueden ver los vecinos, estas loco o qué y le metió a la casa diciéndole vete al baño yo prendo el calentador, mientras el contento subía las escaleras y discutía con mamá, no es mi culpa que este fría el agua, y mamá le decía tenemos que ahorrar gas ya lo sabes.
Cuando nació el primero de mis hermanos menores fue realmente un suceso de felicidad en nuestra familia. Recuerdo cuando mamá regresó del hospital con ese pedacito de hombre envuelto en mantas. Cuando lo vi me enamore de él, al instante lo quise muchísimo, y con él me llevé mejor que con mis dos hermanos mayores, porque con él si jugué mucho y tuvimos muchas aventuras en nuestros juegos infantiles como hacer hoyos en el jardín para buscar gusanos, cochinillas y el bicho que saliera. Como era pequeño yo ayudaba a mamá a bañarlo ya mas grandecito y lo hacia conmigo, hasta que a mi me comenzaron a brotar los pechos y el vello que suele salir, entonces dejamos de hacerlo. Un día regrese de la preparatoria, mi madre se había ido a trabajar, realmente estaba cansada así que quería recostarme un rato, al entrar a mi cuarto encontré a mi hermano vestido con mi ropa, usando mis zapatos, maquillado y masturbándose. Al verme se asusto y se tapo rápidamente su entrepierna, mientras su cara se ponía roja. Al principio quería retirarme, pero me detuve pensando que eso no era algo que se debiera tomar con ligereza, así que entre, cerré la puerta, le puse seguro y me acerqué lentamente y le dije ¿qué pasa hermanito?, ¿qué haces?, ¿por qué usas mis cosas?. Él se quedo sentado en mi cama callado con la cabeza gacha y no pronunció algo. Me senté delicadamente junto a él, sus manos seguían tapando su entrepierna y puse mi mano sobre una de las suyas. Vamos hermanito dime ¿qué pasa?, ¿qué sucede?, háblame, yo te quiero mucho, no debes guardar secretos conmigo, tu sabes que te amo hermanito y puedes confiar en mí. Él seguía callado sin decir cosa alguna y con su cabeza agachada. Apreté su mano y le dije, ¿acaso te atrae ser como las mujeres?, el negó ligeramente con la cabeza. ¿Entonces que pasa? dije. Él pronuncio quedamente, es que solo tenia curiosidad. Le dije curiosidad por usar mis cosas. El afirmó con su cabeza que seguía abajo. Le dije ¿te gustan los hombres?, él negó vigorosamente y me dijo, no, no, solo quería saber como era sentir que sientes al usar tus cosas, solo era curiosidad, es que eres diferente a nosotros, lo que usas, lo que te pones y solo sentí curiosidad. ¿Es solo eso?, le dije, y el volvió afirmar con la cabeza, le tomé el mentón y lo hice levantar la cara y le dije mírame a los ojos hermanito, ¿es solo eso?, pasé lo que pasé yo te quiero mucho y te voy apoyar, pero debes decirme la verdad. Él contesto, es solo eso de verdad, fue solo curiosidad. Le pregunté, ¿lo haz hecho antes?, ¿haz usado antes mis cosas?, él volvió a ponerse rojo y afirmo con la cabeza mientras bajo la mirada. Él dijo, pero te juro que es solo como un juego y es solo curiosidad de verdad, no te miento y no me atraen los hombres, me gustan las mujeres, de hecho hay una niña que me gusta. Si es así no te preocupes, lo que te pasa es muy natural, estas experimentando con descubrir nuevas cosas, pero es mejor que ya no lo hagas por que puede volverse una desviación ¿me entiendes?, él afirmo con su cabeza. Continué, es natural que experimentes nuevas cosas, que empieces a sentir curiosidad por las cosas del otro sexo y también es natural que experimentes también con tu cuerpo. Lo que estabas haciendo, no eres el único que lo hace, la mayoría de los varones lo hace, pero es algo que debes tener cuidado de hacerlo con suma privacidad. Él me dijo, prométeme que no se lo vas a decir a mamá, ni a mis hermanos. Yo contesté, como crees que voy a decírselo a nuestros hermanos, no estoy loca y no debes preocuparte. En cuánto a mamá eso no te lo puedo prometer, lo que te puedo prometer es no decírselo por ahora, pero si veo que lo sigues haciendo voy a tener que decírselo, ¿me entiendes?. Por favor Alejandra no le digas nada, te lo prometo, pero por favor no le digas. Esta bien no te angusties, no le voy a decir, pero ya te dije que si lo sigues haciendo no voy a tener mas opción ¿vale?. Él afirmo con la cabeza. Le di un beso en la mejilla y lo abrace muy fuerte y el también me abrazo. Le dije bueno será mejor te cambies y el me dijo es que deje mi ropa en mi cuarto. Le dije bueno espérame voy por ella, donde la dejaste. Él dijo, debajo de la cama, bueno voy por ella no sea que nuestros hermanos hayan llegado, pon el seguro cuando salga, ahora regreso. Toque de regreso con su ropa y el me abrió, le dije bueno cámbiate, él se quito mi ropa, un vestido floreado, tenía puesto un sostén y mis pantaletas también, y medias. Terminó de cambiarse y le dije ven siéntate a mi lado, él lo hizo y comencé a desmaquillarle. Vez a si te ves mejor, los hombres se ven mejor sin maquillaje, no hay nada como un hombre viril, vez hermanito, mira que guapo eres, prométeme que ya no te vas a maquillar. Si Alejandra te lo prometo. Yo le dije: bueno no te avergüences, esto que paso queda entre nosotros y yo jamás lo voy a comentar. Muchas gracias hermanita, te quiero mucho. Yo también chiquito. Desde ese día no volvió a pasar algo semejante y también es algo que ya no se volvió a hablar. Hoy día esta casado y tiene dos hermosos hijos, un pequeñín al cual quiero muchísimo y mi niña una bebita de un par de meses cuando escribo esto. 
Cuando era pequeña mis dos hermanos mayores compartían cuarto y yo dormía sola en otro. Cuando nació mi hermano menor al que le llevo cuatro años y al que encontré con mis cosas, el dormía conmigo en su cuna . Hasta que un día mi papá dijo: no esta bien que duermas con tu hermana porque hombres y mujeres necesitan distinto tipo de privacidad y ya estas grande para dormir en cuna. Mis padres entonces compraron una litera y la colocaron en el cuarto de mis otros dos hermanos. El mayor tomo posesión como rey imperial de la litera de arriba y el segundo de la de abajo y mi hermanito menor le dejaron una de las camas individuales. La otra cama individual la mandaron a mi cuarto. Quince años después nació mi hermano el mas chico. De nuevo fui feliz con él. Yo le cuidé, le di de comer, le bañe, le cambié el pañal de popo u orina. Le limpiaba cuando comenzó a utilizar la taza con el asiento entrenador y gritaba Ale ya acabé y yo le aseaba y le subía el pantalón, le vestía para ir al kínder y le ponía su uniforme y le peinaba. Creo que mas que una hermana fui como una segunda madre para él. Al principio el dormía en el cuarto de mis padres, pero después le mandaron a dormir conmigo en la cama individual que nadie usaba cuando tuvo edad para dejar la cuna. Cierta noche cuando el tenía alrededor de 11 años de edad me despertó. Recuerdo que yo dormía cuando sentí que quedamente me decía al oído Ale, Ale, y me movía para que despertara, abrí los ojos y ahí estaba paradito con su pijama afelpada color azul y cuando la usaba le decía mi osito. ¿Qué pasa bebe? le dije, él dijo creo que estoy enfermo, ¿por qué pequeñín?, ¿te sientes mal? ¿te duele la cabeza o el estomago?, ¿qué pasa chiquito? y él se quedo ahí paradito con su cabeza gacha sin decir algo. ¿Qué tienes bebe no me asustes?, y el dijo, es que creo que me oriné y comenzó a llorar. ¿Te orinaste? le dije. Si me dijo entre sollozos, es que desperté y mi calzón estaba mojado pero no huele a orín y seguía llorando, lo atraje asía a mi y lo abrace y le dije quedo al oído, ya mi vida no llores, no te asustes, no te orinaste y tampoco estas enfermo. Sabes lo que pasa que a tu edad eso es normal que suceda y le pasa a todos los hombres. ¿No te han ensañado algo de eso en la escuela? y el negó con la cabeza y le dije, mira los hombres a cierta edad empiezan a producir una semillita en sus testículos que se llama esperma, con ella se forman los bebes cuando se une con la semillita que tienen las mamás, lo que sucede es que tu ya estas en edad de producirla y cuando ya es mucha la que tienes dentro de ti pues se desparrama y sale, pero eso es absolutamente normal, no te asustes. ¿Entonces a mis hermanos también les pasó?, yo le dije probablemente hijo, a todos les pasa sabes. ¿Y a papá también?, no pude menos que sonreír y contener la risa y le dije si mi niño a papá también. Le tomé de la mano y tome otra pijama de su cajón y unos calzoncillos y le dije vamos al baño para asearte. Al llegar al baño prendimos la luz y cerramos la puerta y le dije quítate tu pantaloncito y tus calzoncitos y quedo solo con su camisetita y calcetines, con un poco de agua tibia que tomé del grifo del lavabo y jabón le limpié su genitales y su colita y le dije sabes hijo es la ultima vez que te ayudo hacer esto a partir de ahora debes hacerlo tu solo y ya no debes mostrar tu cuerpo a nadie, ni dejar que te toquen, ¿vale?. ¿Por qué Ale?, porque ya te estas haciendo hombre y los hombres y mujeres no podemos andar por ahí mostrando nuestros cuerpos. Al limpiar pude ver el incipiente vello púbico y que su miembro estaba dejando de ser infantil, le puse su calzón y su pijama limpia y regresamos a dormir. Quizá uno o dos meses después volvió a despertarme de la misma manera y me dijo oye es que quiero preguntarte unas cosas. Prendí la luz de la lámpara que estaba sobre el buró y le dije pues dime que quieres preguntar. Es que en la escuela nos enseñaron lo que me dijiste y nos enseñaron lo de los órganos reproductores, pero mis amigos dicen que hay que meter el pene por la cola a las mujeres para embarazarlas, ¿es cierto eso?. Bueno mi niño casi, las mujeres tienen otra abertura que se llama vagina y es por ella por donde tiene que entrar tu pene para poner tu semillita y se forme el bebé. ¿Pero como se hace eso?, dijo. La verdad es que para mi era un poco complicado hablar de eso y no sabia que tan correcto era revelarle todo, pero creí que lo mejor era la verdad y le dije bueno es que cuando un hombre siente apetito sexual su pene se pone duro y crece y así es como logra entrar a la vagina. Y él me dijo, si eso me ha pasado, y también cuando era mas niño, se pone duro, es cierto, a veces así despierto, ¿es normal eso?. Si hijo, es normal. Bueno Ale es que hay algo mas que quiero decirte pero me da pena. Dime pequeñito, es mejor que me lo digas a mi que te quiero y te puedo aconsejar bien que alguien que no. Es que mis amigos dicen que ellos se tocan y se frotan hasta que les sale el esperma, ¿es normal eso o es malo?. Sentí que mi cara se ponía roja y le dije si bebé es normal, pero sabes que si lo haces debe ser en privado y tu solo me entiendes, no debes hacer eso delante de alguien o que alguien quiera hacértelo ¿eh?, si eso sucede me lo tienes que decir inmediatamente, me lo prometes. Si Ale. Me dio un beso y se fue a dormir. Algunas ocasiones en la noche despertaba y podía ver las sabanas de mi hermano subiendo y bajando y yo trataba de voltearme discretamente. Algún tiempo después como mi segundo hermano mayor ya se había casado y el mayor había partido al extranjero para realizar su doctorado, mi hermanito fue mandado a dormir al otro cuarto con mi otro hermano. Fui testigo así de las penas y alegrías de mis hermanos, de sus sueños, proyectos, fracasos, desilusiones, y aventuras, de sus luchas y sin sabores, de sus triunfos y sus momentos felices, de sus primeros amores, de sus caídas y cuando se levantaron, de sus lágrimas y sus esfuerzos, fui testigo de su despertar sexual, y su paso de niños a hombres, y así fue mi vida creciendo entre hombres.

https://alexandretta1.blogspot.mx/

Ver también

¿No puedes encontrar la respuesta?

Ultimas conversaciones
No te pierdas ni uno solo de nuestros tableros en Pinterest
pinterest
ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir