Foro / Ocio

Tres relatos milagrosos en mi vida

Última respuesta: 29 de octubre de 2002 a las 19:36
26/10/02 a las 23:18

LAS DOS PESETAS

Yo creo en los milagros. Hace ya muchos años: yo tenía que pagar una pequeña deuda, pero no tenía –como siempre– dinero. Entonces algo me impulsó a cachear los bolsillos de mi chaqueta –chaqueta que me habían regalado por mi santo–, y encontré un billete de dos pesetas...
Tal vez no me lo creeréis; sin embargo es un hecho verídico.

EL PRECIPICIO

Por circunstancias de la vida compré una casa en estado ruinoso, y para restaurarla iba transportando los pequeños materiales en el soporte de mi bicicleta.
Ese día le cargué un saco de cemento, y bajando una cuesta en la que había un barranco a la derecha. La bicicleta con mi peso y el saco de cemento, no frenaba bien; y comencé a perder el equilibrio, de tal manera que rodé a la orilla de la carretera: ¿dos metros?, ¿seis metros?... No lo sé; sólo sé que no caí al precipicio.
Cuando logré controlar mi vehículo; no sudaba, el miedo me había dejado helado.
Ahora que me digan si no ha sido un verdadero milagro.

DESVANECIMIENTO

Esto me pasó en el año 1975, tenía cuatro hijos, y los sigo teniendo: tres chicas y un chico; estos hijos, mi mujer y yo éramos inmigrantes en una nación de Europa.
Después del tercer año de inmigración comenzamos a tener coche, y en esta fecha poseíamos un vehículo de nueve plazas.
Pues bien, vayamos al grano: era de noche, y atravesando Francia –al regreso de las vacaciones en nuestra tierra–; cuando de pronto tuve un desvanecimiento durante: ¿un segundo?, ¿dos segundos?... No lo puedo decir; sólo puedo decir que al volver en mí, todo seguía igual; yo con las manos en el volante, y el coche rodando normalmente. Solamente mi hijo –que ya era un mozalbete– se dio cuenta –estaba a mi lado– de que algo había pasado, pues me preguntó: “¿Qué te pasa?”, y yo le respondí: “No pasa nada” “No pasa nada”.
Y sin otra novedad llegamos a nuestro destino, aunque con el susto en mi cuerpo.
¡Ah!, se me olvidaba: yo fumaba mucho...
En fin, después de todo esto, cómo no voy creer en los milagros.

Ver también

27/10/02 a las 20:26

Hola amigo
Muy interesantes los pequeños milagros y es verdad la vida esta llena de ellos.lo que pasa que a veces no los valoramos,me hicite pensar cuántos milagros dejé pasar...Muy buenos los escritos e interesante.Un afectuoso saludo vallecita.

Me gusta

27/10/02 a las 20:31

Susiño
Muy bonito tu relato, y gracioso...me has sacado una sonrisa, en un dia tan gris.

A veces los milagros existen(creo)

Aunque yo tenga q ir a Lourdes jajajaj


un biquiño

tierra3

Me gusta

28/10/02 a las 19:32

Los milagros
Pues bien, a decir verdad, te diré que yo creo en los que a mí me acontecieron. En cuanto a mi manera de escribir; yo no soy un virtuoso del lenguaje, por eso opto por el vocabulario sencillo.
Un abrazo, y muchas gracias.
Suso1

Me gusta

¿No puedes encontrar la respuesta?

28/10/02 a las 19:41
En respuesta a

Hola amigo
Muy interesantes los pequeños milagros y es verdad la vida esta llena de ellos.lo que pasa que a veces no los valoramos,me hicite pensar cuántos milagros dejé pasar...Muy buenos los escritos e interesante.Un afectuoso saludo vallecita.

Hola amiga
Los milagros; has dado en el clavo. Pues claro que no los valoramos, y por eso los dejamos pasar como si fuesen una cosa normal. ¡Ah!, si les prestásemos un poquito de atención, veríamos que a todas las personas les sucede alguno que otro milagro.
Un afectuoso saludo, y gracias.
Suso1

Me gusta

28/10/02 a las 19:50
En respuesta a

Susiño
Muy bonito tu relato, y gracioso...me has sacado una sonrisa, en un dia tan gris.

A veces los milagros existen(creo)

Aunque yo tenga q ir a Lourdes jajajaj


un biquiño

tierra3

Terriña
Pues claro que existen los milagros. Piensa, y verás que a lo largo de tu vida te ha acaecido alguno, piensa...
Me agrada que mi relato te haya sacado una sonrisa con la cual has alegrado ese día gris.
Si vas a Lourdes, ruega por mí.
Biquiños.
Suso1

Me gusta

29/10/02 a las 19:36

Apreciada deirdre
Pues te diré que me encomiendo a San Pancracio. Le tengo mucha fe; me lo regaló mi hermana; y lo tengo en mi mesa de noche.
Un afectuoso saludo.
Suso1

Me gusta

Ultimas conversaciones
No te pierdas ni uno solo de nuestros tableros en Pinterest
pinterest
ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir