Foro / Ocio

Os dejo una historia que me ha emocionado......

Última respuesta: 10 de julio de 2005 a las 4:49
A
an0N_903772599z
14/1/02 a las 12:19

Hola a tod@s, me gustaría compartir este reportaje que leí ayer en el dominical de El Periódico de Cataluña. Me emocionó y no me avergüenza decir que solté alguna que otra lágrima. Aunque la historia parezca increíble, es verdad. A ver qué os parece. Primero os haré una introducción a la historia, al escritor y al reportaje:

El fotógrafo y escritor Pepe Navarro ha recogido en “Humanamente Posible” las 80 historias que más le han emocionado a lo largo de sus viajes y las ha ilustrado con un centenar de fotografías. El libro, del que se muestra aquí una parte, es una síntesis de la trayectoria de este profesional barcelonés que, lejos de contentarse con “robar” instantáneas, establece relaciones sinceras con las personas que fotografía.



Erase una vez un niño que amaba tanto a los animales que una vez consiguió un huevo y lo empolló en su casa hasta que del huevo salió un pato. Como es fácil de suponer, a partir de ese momento, el niño y el pato se hicieron tan amigos que pasaban el tiempo juntos y soñaban con un futuro en el que compartirían grandes espacios y muchas alegrías.

Hasta que, como acontece a menudo en las historias que son más reales que fantásticas, ocurrió que las cosas sucedieron de un modo diferente. Porque el pato, que ya había crecido y andaba para arriba y para abajo detrás del niño, ponía nerviosa a la madre de la casa. Y así fue como un día la madre ordenó a su hijo que se llevara al pato de casa y que hiciera lo que quisiese con él.

Y el niño, amante de los animales pero muy obediente, cogió al pato una mañana y lo sacó de la que hasta ese momento había sido su casa. Se lo llevó porque su madre le había dicho que tenía que llevárselo, pero no sabía a dónde podía llevarlo.

Porque, pensaba el niño, dónde puede haber un lugar en el que un pato se encuentre a gusto con su vida, un lugar en el que no se sienta solo y no le resulte difícil hacer amigos.

Y el niño pensó que ese lugar debía estar cerca del parque zoológico de la ciudad, porque en los zoológicos es donde hay más animales, más estanques y, seguramente, más patos. Y así fue como, esa mañana, el niño y el pato llegaron juntos al estanque del parque de la Ciutadella de Barcelona, un lugar sin duda apropiado para la vida de un pato, porque como todos pueden ver, allí hay muchos otros patos. Patos a los que la gente quiere y alimenta, patos protegidos por los cuidadores de patos, patos privilegiados, en suma.

Después de muchos consejos, miradas tiernas y una larguísima conversación de despedida, el niño regresó a su casa y el pato se quedó a vivir en el estanque.

Yo tuve la gran suerte de conocer a ese niño y a ese pato un sábado por la mañana. Fui testigo de la llegada apresurada del niño, lo vi bajar de su bicicleta muy cerca del estanque y le oí silbar de un modo característico. Al punto vi cómo un pato blanco nadaba hasta la orilla y se acercaba al niño. Vi cómo el niño agarraba al pato con mucho cuidado y lo sacaba del estanque. Después, los dos, el niño delante y el pato detrás, anduvieron hasta un banco donde, ante mi mirada incrédula, se sentaron a conversar.

En ese banco me senté junto a ellos, y en él supe la historia que acabo de escribir. Supe que el niño regresaba cada sábado al estanque y llamaba a su amigo para pasar la mañana con él. Me enteré de que el niño y el pato llevaban ya muchos sábados manteniendo esos sorprendentes encuentros de amistad. Tambien supe que el niño, por amor a todos los patos, se preocupaba de que en cada uno de los nidos escondidos entre las matas nunca faltara la comida: a mí me pidió dinero para comprarles bolsas de cacahuetes, y yo con gusto accedí a entregárselo.

Pasado el mediodía, el niño regresó con el pato al estanque y lo dejó en él. Tomó su bicicleta, silbó, dijo adiós con la mano y se marchó. Hasta el sábado siguiente.

Fin.



Espero que os haya emocionado tanto como a mí, la verdad es que lo único que falta dejaros aquí es la fotografía del niño y del pato, juntos, sentados en el banco del parque. Os puedo jurar que las fotos (hay 2) son bellísimas.

Bueno, os dejo, porque las lagrimitas vuelven a aparecer en mis ojos.


Besos XXX







Ver también

C
chary5
14/1/02 a las 16:28

Buen dia belesa!!
Que bonito es el relato que nos has dejado, pareceria una fabula, un cuento, pero lo mas maravilloso es que una realidad.
Creo que ese niño tiene mucho que enseñarnos y que en lo que se cree se puede lograr hacer.
El vinculo de amistad que lograron hacer es realmente sorprendente (como dice el autor) y muy emocionante.
Muchas gracias Belesa por compartir esa clase de relatos aqui que creo que a mas de uno nos emocionara
Un buen dia para ti!!!
Chary

Me gusta

S
sabine_10032149
14/1/02 a las 17:09

Que dulce historia!!!
Gracias por compartirla, porque aunque no suenen, mucho en nuestros oidos historias tan bonitas, las hay y muchas.

Espero que ganen terreno a otras historias...(las malas)

Un beso.

Me gusta

A
afaf_9368762
14/1/02 a las 17:56

Querida belesa
Preciosa historia nos has traido, y cuanto podriamos aprender de ella.

Si te sirve de consuelo a mi tambien me han resbalado alguna que otra lágrima al leerla, es que es tan bonita!!!

Hipoteticamente también me gustaría agradecer al zoologico el haber dejado que el pato se quedase con ellos, te aseguro que no lo suelen hacer muy amenudo....

Saludos; Sincera3

Me gusta

A
an0N_848495599z
18/1/02 a las 4:37

Que linda historia que me hizo recordar una historia de la familia de mi esposo
Mi madre tiene siempre el dicho... "el que es capaz de querer los animales ,es capaz de querer la gente" y segui sus consejos y me junté con un amante de animales.
En su juventud mi esposo cuenta que tenia un pollito que lo habian encontrado en un canal a mitad ahogado con la patita quebrada.
Lo llevaron a su casa ,le vendaron la patita y el pollito tuvo que compartir su suerte con el perro de la casa que era dueño y señor de el patio delantero y asi paso el tiempo...
Todas las mañanas salia mi suegra al balcon y le tiraba carne cruda al perro y granos de mais al pollo que a todo esto se habia convertido en un majestuoso gallo blanco con grandes espuelas en las patas.
Lo que no sabia mi suegra que el gallo nunca se comia los granos de mais ,sino la carne cruda de el perro que nunca lograba coger.
El gallo era mas rapido y ademas le habia quitado al perro sus meritos de guardian de la casa porque el gallo se habia convertido en el terror de el vecindario.Habian tenido que poner un letrero cuidado con el gallo en vez de cuidado con el perro jaja
El perro ya no cuidaba la casa se la pasaba durmiendo al sol sino que era el gallo que cuidaba , que se escondia entre los rosales de mi suegra y esperaba .
Nadie podia entrar al patio delantero sin la autorizacion de el gallo de el cual habia que protegerse haciendose un escudo con la tapa de la basura

Me gusta

T
taimi_5889257
21/1/02 a las 9:56

Preciosa historia
He leido tu carta y me ha parecido preciosa y emocionante.

Me gusta

¿No puedes encontrar la respuesta?

T
taimi_5889257
21/1/02 a las 9:56

Preciosa historia
He leido tu carta y me ha parecido preciosa y emocionante.

Me gusta

A
arlett_8763933
1/2/02 a las 18:24

Gracias
por esta historia,yo estoy enjugando unas lagrimillas.

Me gusta

A
alyona_9030125
4/2/02 a las 19:35

Para belesa
Gracias por compartir con nosotr@s esta historia tan emocionante.

Un beso y una flor, con mucho cariño

Vuestra, MIMITOS

Me gusta

Y
yerena_6315009
8/2/02 a las 17:05

Hola belesa
hola, es la primera vez que me conecto y lo primero que he leido es tu historia, es preciosa
a mi me paso algo similar, me regalaron un perrito
y mi madre a los tres meses y como nos ataba mucho ( tengo 24 años pero no tengo coche y mis padres tampoco) decidio que lo mejor seria regalarlo, se lo dimos a una señora que necesitaba compañia y que queria mucho a los animales, y no me averguenza decir que, esa
semana en mi casa lloro hasta el pajaro, porque lo hechavanos mucho de menos, tanto que, al lunes siguiente le buscamos otro perro a la señora y nos volvimos a traer el nuestro a casa. El pobre no habia comido en tres dias y al vernos se emociono tanto, que se hizo pipi encima.
besos a todos los amantes de los animales, espero que cada dia seamos mas, jo como propietaria de un perro al que adoro, a veces me siento discriminada, ja que mucha gente me mira como a un bicho raro cuando me ven hablando con el ho haciendole mimitos ademas de soltarme la tipica tonteria de que en vez de gastarme el dinero en perro me lo gastara en los pobres.

Me gusta

F
fadwa_9602151
10/7/05 a las 4:49

Linda historia
me gusto tu historia ...
y porque tomastes mi nick minoucita?

Me gusta

Videos, noticias, concursos y ¡muchas sorpresas!
facebook
ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir